¿Cómo debe pensar un cristiano del resultado de las elecciones?

CreceDestacadosTodos

En la República Dominicana se llevó a cabo, hace algunos días, las elecciones presidenciales, congresuales y municipales que colocarían a nuestros próximos gobernantes y/o autoridades por 4 años consecutivos.

La verdad es que muchos no se sienten cómodos con el resultado de las elecciones. Por lo que veo, la gran mayoría se siente engañado/a e impotente. Incluso, circula en las redes sociales una supuesta encuesta realizada por Telemundo 47 que afirma que un 62% de la población no está de acuerdo con el resultado de las elecciones mientras que el 38% restante si está de acuerdo.

Entiendo que muchos puedan sentirse impotentes, tristes, engañados o hasta utilizados, pero ¿cómo debe pensar un cristiano del resultado de las elecciones?

A continuación pongo en lista tres puntos que debemos tener en cuenta sobre el resultado de las elecciones.

Aclaro que no pretendo abundar en si fue o no íntegro el proceso electoral llevado a cabo este pasado 15 de Mayo (2016) en la República Dominicana. También aclarar que no es diferente para los cristianos en Colombia, Chile, Panamá, EE.UU. o el resto del mundo, puesto que nos rige un mismo Dios y es el mismo mandato para todos.

Es mi oración que el Espíritu Santo pueda cambiar nuestra perspectiva de las cosas por medio de este artículo.

  1. Dios está en control de todas las cosas

Porque del Señor es el reino, y Él gobierna las naciones.  (Salmos 22:28 – Nueva Biblia Española 1975. Énfasis añadido)

Admito que me da mucha tristeza ver los comentarios negativos específicamente del pueblo cristiano ante el resultado de las elecciones. Me hace pensar que muchos no están tomando en cuenta que Dios está en control de todas las cosas. Ni siquiera el más mínimo detalle se escapa de su soberano control y su autoridad sobre la tierra.

Nuestra posición y actitud no debe ser la de un niño malcriado y pataleante cuando sus padres le corrigen. Por el contrario, debemos aceptar que el resultado se debe a que esta era la voluntad de un Dios, que hace como él quiere y ve más allá de lo que nosotros podemos ver.

«No importa lo que los poderosos e influyentes de este mundo hagan. Nada está fuera del plan y el control soberano de Dios. Eso me consuela» Sánchez

       

       2. Dios es quien quita y pone a los gobernantes.

Él es quien cambia los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes; da sabiduría a los sabios, y conocimiento a los entendidos. (Daniel 2:21 – La Biblia De Las Américas. Énfasis añadido)

El hecho de que debamos acudir a colegios electorales para elegir (valga la redundancia) a nuestros gobernantes no quiere decir que Dios está desentendido del resultado de las elecciones. Al contrario, la Biblia dice textualmente que Dios “quita [gobernantes] y pone [gobernantes]”.

Creo firmemente que Dios nos utiliza como un medio para escoger a nuestros gobernantes. Este fue también el caso del pueblo de Israel, ellos vivían en una teocracia, pero en un momento quisieron tener un rey igual que las otras naciones. Dios concedió la petición al pueblo y utilizó a Samuel para ungir (escoger) a Saúl como rey.

  1. Sea cual sea el resultado, debemos sujetarnos a las autoridades gubernamentales.

Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades; que sean obedientes, que estén preparados para toda buena obra; (Tito 3:1 – La Biblia De Las Américas)

La Biblia es explícita al darnos el mandato de parte de Dios: “…estén sujetos a los gobernantes”. Debemos estar sujetos a lo que nos manden nuestros gobernadores siempre y cuando esto no sea pecaminoso e independientemente de si el gobernador que nos manda sea de nuestro agrado o no.

Pedro escribe a los cristianos: Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, (1 Pedro 2:13 – La Biblia De Las Américas)

Esto podría tener mucho más significado si pensamos en que gran parte del oriente medio, en la época en que Pedro escribió esto, estaba gobernado por los romanos, quienes destacan más por sus hechos “crueles” que por sus buenas obras. De ser así, ¿por qué Dios, por medio de Pedro, ordenó a los cristianos a obedecer a los romanos? Mi respuesta es simple: Todo esto va más allá de un simple asunto político.

Cuando nos sometemos a las autoridades nos estamos sometiendo a la libre elección de un Dios Soberano.

Conclusión

Con todo lo expuesto aquí no quiero decir que no debemos ni podemos sentir tristeza por las injusticias, la falta de integridad y la anti-democracia disfrazada de democracia que pueda o no presentarse en el proceso electoral. Humanamente hablando, la impotencia nos arropa y nos ahoga, pero como hombres y mujeres, lavados por la sangre de Cristo, es nuestro deber pensar y actuar de manera diferente a como actúan aquellos que viven sin Cristo.

Daniel Amaurys Hurtado

www.yosoydinamico.com

Comentarios

Comentarios

Related Posts