¿Salvación quieres? – Un mito llamado Santidad 2-6

CreceDestacadosReflexiónTodos 3 Comments

Salvación quieres - Un mito llamado Santidad 2-6 “Así como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;  porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.” 1 Pedro 1:15-16

Haciendo una breve observación  a la actualidad cristiana hoy día, hay algo en común que podemos identificar: Las enseñanzas acerca de la santidad están siendo olvidadas, se están extinguiendo. Cambiándose masivamente por un mover de esperanza, motivación personal, prosperidad, éxito e intereses personales; lo que está muy bien, pero dejando a un lado algo tan básico. Es muy penoso y preocupante ya que la santidad es la llave que nos guía hacia la salvación:

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” Hebreos 12:14

Santo quiere decir “separado y apartado para Dios, consagrado y hecho para ÉL.” La santidad no es momentánea; es un estilo de vida continuo que nace en nuestro interior fruto de nuestra relación con Dios. Es vivir con la convicción de que fuimos llamados por Dios para ser LUZ, para ser SAL en todo tiempo. Hechos a su imagen, conforme a su semejanza para ser el canal que Dios use para alcanzar a otros. Es renunciar al mundo y sus deseos por el grandioso hecho de que fuimos creados por ÉL y para ÉL. El mundo no nos ha dado nada y nunca lo hará, ¿por qué vivir conforme a él, entonces?

Quizás ronde una gran pregunta por la cabeza de muchos, ¿Cómo puedo ser santo/a? . Tal vez han buscado en google tips sobre cómo lograr la santidad, se han sentado por horas a platicar con alguien y se turban porque “no saben” cómo hacerlo.  ¿En serio?  

La santidad es un reflejo del amor a Dios

Imagina que amas a alguien: Buscas agradarle con tu forma de hablarle, con tu trato y muestra de que en verdad te interesa tenerle a tu lado; te empeñas en mostrarle tu amor sincero y que estarías dispuesta/o  a luchar por eso. Lo haces de forma natural, sin que te obliguen. ¡Ese amor te sale por los poros! Lo compartes con tu familia y amigos, les haces saber que ya llegó alguien que te complementa. Quisieras gritarle al mundo eso que sientes…

Lo mismo pasa cuando en verdad amamos a Dios. El hecho de amarle genuinamente nos hace vivir en santidad sin la necesidad de una fórmula secreta, sin tener que turbarnos porque “no sabemos cómo hacerlo”, cuando tenemos el mejor de los manuales a nuestra disposición (La Biblia), cuando tenemos al autor de la vida 24/7 dispuesto a redargüirnos y guiarnos a vivir como Él quiere que vivamos. 

¿En verdad queremos vivir en santidad? Decidámonos  a serlo. No hay excusas. No hay atajos. Prediquemos y enseñemos  a otros sobre la santidad. Pidámosle a Dios y nos ayudará. “Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” Mateo 7:8 

“Es cuestión de apartarse, de decir ¡Ya basta! a una vida cristiana a medias”

Es cuestión de apartarse, de decir ¡Ya basta! a una vida cristiana a medias. Tú y yo podemos vivir en santidad, podemos agradar a Dios, podemos obedecer lo que nos dice en su palabra. No será fácil, pero ¡sí es posible! ¿Salvación quieres? Vivir en santidad debes.

Este es el 2do de la serie “Un mito llamado santidad” si quieres leer el no. 1 click Aquí

#UnMitoLlamadoSantidad #YoSoySanto #SantidadRadical #UrbanosUnplugged3.0

No te pierdas Urbanos Unplugged 3.0 “Santidad Radical” Más info Aquí

Jisell Flete

www.yosoydinamico.com

 

 

Comentarios

Comentarios

Related Posts