El basurero de tu mente

DestacadosReflexiónTodos

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Lucas 6:45

Antes de que empieces a leer me gustaría que tuvieras claro lo siguiente.

En el Antiguo y Nuevo Testamento, se pensaba que el corazón era el centro de las emociones. La palabra “corazón” se nombra más de 1000 veces, y tiene que ver con la parte no material del ser humano, tratándose de las emociones. Incluso la palabra alude al alma y espíritu en referencia a su mente, consciencia y voluntad. Principalmente se habla del corazón como el centro de nuestro pensamiento. Teniendo esto claro puedes seguir leyendo.

Es muy común que nos preocupemos por tener nuestra casa limpia y sacar la basura cada mañana, pues sabemos que si esa basura dura mucho tiempo dentro de la casa puede pudrirse y general malos olores y en algunos casos producir hasta gusanos, también sabemos que acumular basura es como hacer invitaciones a las cucarachas y ratones para que visiten nuestra casa. En los peores casos la basura puede ser la causa de múltiples enfermedades capaces de producir la muerte.

Nuestra mente es la casa donde habitan los sentimientos y las emociones, es el lugar donde se generan los pensamientos y las decisiones que tomamos, es la fuente de donde emana lo que decimos y la forma en la que actuamos.

Lo peor de todo esto es que el sistema de este mundo corrupto y pecador donde vivimos nos bombardea todos los días con toda clase de basura, provocando que nuestra mente se llene de ella, y aquí es donde está el problema, porque nuestra mente es como una esponja que absorbe el contenido de donde se sumerge y lamentablemente no podemos evitar a totalidad que la basura entre a nuestra mente por causa del bombardeo constante a través de los medios de comunicación, las redes sociales, contenido audio visual y hasta en muchos libros.

Este es el momento en que te preguntas  ¿Y de qué basura es que estás hablando?

La basura de la que hablo es esa que te presentan en la TV que te incita a la infidelidad, esa que escuchas en algunas canciones que te motivan al consumo de drogas, es la presión de grupo que te dice que eres joven, que tienes que divertirte, que obedecer y servir a Dios es de viejos y aburridos, son esas palabras cargadas de odio e ira que te dicen algunas personas, en fin, es todo a aquello que no produce nada bueno en tu vida.

Esta basura entra de manera sutil a nuestra mente y si no la sacamos se pudrirá con el tiempo, enfermando matrimonio, familia, trabajo y sobre todo esto, tu propia vida. Por esta razón Dios está muy interesado en que cuides tu mente y en Su palabra nos dice: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.  Proverbios 4:23

Tres cosas que te pueden ayudar a mantener tu mente limpia.

“Dios es el único capaz de limpiar nuestra mente”

1: Pide ayuda a Dios en oración: Dios es el único capaz de limpiar nuestra mente. David entendía esto muy bien, pues luego de lo sucedido con Betsabé hizo una de las oraciones más sinceras que he escuchado: Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. Salmos 51:10

2: Renueva tu mente cada día: Quizás no podemos evitar que mucha de esa basura entre a nuestra mente, pero si podemos evitar que se quede mucho tiempo ahí. Tenemos que limpiarla contantemente y desechar toda basura que entra. (Romanos 12:2)

3: Llena tu mente de cosas buenas y productivas: El apóstol Pablo inspirado por Dios nos recomienda en la carta de Filipenses 4:8 lo siguiente: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Jean Carlos De León

www.yosoydinamico.com

Puedes descargar nuestra App para dispositivos Android y obtener material exclusivo —  Google-Play-MarcadorInt

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Related Posts